¿Sin mayores inconvenientes ambientales?

By Sara Guirling ∞
San Diego y Tijuana tienen condiciones ideales para ir y venir al trabajo.
Claro, todavía deja la infraestructura del transporte mucho que desear
a comparación de otras grandes áreas metropolitanas. Pero por lo
general gozamos de amplias carreteras y un sistema de autobuses,
trenes y nuevas vías para ciclistas. Ir y venir al trabajo es algo que
para la mayoría de nosotros, es practico y puede organizarse con algo
de esfuerzo.A comparación, hablé con trabajadores de Maryland y el distrito
federal de Washington D.C.. Entreviste a varias clasificaciones de
trabajadores: chóferes, cocineros, comerciantes, enfermeras, y muchos
mas. Me quede impresionada por la gran valentía de estos trabajadores
en como viajan al trabajo. Algunos de ellos transitan en carro, en
autobuses y muchos en tren. Todos se levantar para irse al trabajo al
igual que nosotros, pero dependiendo de la temporada,  enfrentan
turbulentos vientos, inundaciones, tornados, nevadas y condiciones
bajo cero grados ferenheit.  En el verano les llueve a chorros sobre
las rutas viales y las inundaciones les complican sus vidas. En verano
el calor es prácticamente insoportable y húmedo.
Aun así, van y vienen al trabajo contra elementos ambientales
completamente fuera de su control que no son predecibles.Son muy pocas las ocasiones cuando trabajadores en nuestra región
hemos tenido que lidiar con la inconveniencia del clima como lo hacen
los trabajadores de Washington y Maryland. Aquí, nuestros vecinos en
Tijuana si han tenido que enfrentar inundaciones y hay años que
Tecate, Tijuana y San Diego somos presentados con el desafío de un
incendio o temblor. Aun así, por lo general vivimos en una región
ideal para ir y venir al trabajo sin mayores inconvenientes
ambientales. Nuestro atuendo es mas o menos el mismo todo el año sin
tener que surtirnos de equipo estilo esquimal en invierno ni tener que
comprar una canoa para salir por las puertas de nuestras casas.

Pero si hay una clasificación de trabajadores que navegan por sierras
nevadas, desiertos de inmenso calor y peligran siempre para llegar al
trabajo. Ellos son los migrantes que cruzan al este de nuestra región
San Diego/Tijuana por los desiertos y montañas. Se arriesgan a
enfrentamientos con coyotes, gatos monteses, culebras, temperaturas de
alto riesgo y también con peligrosos grupos de odio.

Es decir, no todos los trabajadores en nuestra región están preparados
para ir y venir al trabajo. Los que cruzan sin agua, o sin alimentos o
ropa adecuada, peligran.  Prácticamente por ser una región fronteriza
no puedo dejar a este grupo de trabajadores fuera de mi análisis a
comparación. Sin embargo, el flujo de trabajadores a nivel nacional e
internacional es uno de admirable determinación, resistencia y empeño.

Somos la clase obrera.  Para ir al trabajo, nos encomendamos a dios,
salimos por la puerta y solo deseamos regresar a casa sanos y salvos.
Todos buscamos poner el pan sobre la mesa. Todos queremos cumplir con
nuestros deberes. Muchos vamos al trabajo y regresamos a casa.
Desafortunadamente muchos nos hemos quedado en el camino.

***Sara Gurling fue la directora de organización comunitaria de la Unión
Americana de Libertades Civiles (ACLU) de San Diego y Condado de
Imperial. Es conocida como activista humanitaria laboral pro-justicia.
Es presidenta de la organización humanitaria Ángeles de La Frontera.
Ha laborado como representante de trabajadores por casi veinte años.
Fue vise-presidenta del Concilio Laboral del Condado de Orange y es
maestra de estudios laborales en San Diego City College. Sintonicé su
segmento para Voces Hispanas en la radio todos los Lunes a las
8:00 de la mañana en Uniradio 860AM- La Poderosa