San Diego y la Lucha por 15

ff15

Luis López Resendiz∞ff15united for 15

El Coyote, 08 de Noviembre de 2015- Entre una lucha contra la discriminación y el salario mínimo que se vive en los Estados Unidos, los y las trabajadoras de la línea de comida mas rápida del mundo se van en huelga en todo el país exigiendo un aumento salarial y el respeto a la creación de un sindicato que las y los represente. A escasas  semanas de que culmine el 2015, el sindicato SEIU junto con la clase trabajadora de los restaurantes de comida rápida, anuncian una huelga el martes 10 de Noviembre en todo el país anunciando que la lucha por 15 aun sigue viva y más fuerte que nunca.

En San Diego, California, una ciudad militarizada, muy cara para vivir y con un alcalde muy conservador, la lucha por 15 ha crecido poco a poco agarrando cada vez mas fuerza obrera de trabajadora/es que se unen a este movimiento sindical a pesar de todos los obstáculos que se presentan en la lucha. Frente a City College, a una de las escuelas de lucha más importantes de San Diego, se encuentra un McDonalds muy visitado por los residentes y estudiantes que viven y transitan por esa área en su vida cotidiana. La misma tienda tiene una historia de lucha y de represión contra las y los trabajadores después de que intentaron organizarse. Por ejemplo, esta el caso del señor (y ex trabajador de esa tienda) Leobardo Meza, quien después de comprarle de comer (con su propio dinero) a una persona hambrienta y por ejercer sus derechos como trabajador lo corrieron, aun cuando tenia muchos años trabajando para la empresa.

Después de haber sido despedido, Leobardo decidió pelear y exigir justicia así que fue a City College a pedir apoyo de las y los estudiantes. Unas semanas después de que Leobardo fuera despedido, un grupo de estudiantes (Students in Power) se organizó y semana tras semana se manifestaron afueras de la tienda pidiendo justicia para el caso de Leobardo. Tanta fue la movilización de las y los estudiantes que hasta la casa del dueño de la tienda fueron a protestar en un acto de solidaridad con Leobardo.

En esta ocasión, la tienda será visitada pero ahora por la comunidad, los sindicatos, activistas y estudiantes para solidarizarse con las y los trabajadores  y en la lucha por 15.00 dólares del aumento salarial.

A unos días de una huelga coordinada en todo el país, El Coyote, entrevistó a Maribel Sosa,  trabajadora de Burger King, quien manda a pedir apoyo del pueblo en la huelga del 10 de Noviembre donde ella será una de las trabajadoras liderando las acciones del día. Maribel nos comenta que no tiene miedo en irse a huelga, que todo esto se perdió gracias al apoyo que llega de la gente que sale a las calles junto con ella y el resto de los trabajadores.

Maribel nos dice que se va a ir en huelga, ya que el actual salario mínimo no le alcanza para las necesidades que tiene como madre de casa. Ella dice, “Voy a irme en huelga porque quiero ganar $15.00 la hora para que  así, de esa forma poder hacer mis pagos de la casa y que me sobre algo para comprar lo que mis hijas necesitan. Por ejemplo: ropa, zapatos, útiles escolares, y comida”, después preguntarle la razón del por cual se iba a ir en huelga este martes. Y nos asegura que esta es la misma historia de sus compañeras y compañeros de trabajo. Los altos costos de la renta, de la luz y de las necesidades para vivir en San Diego son un dolor de cabeza cada que las y los trabajadores reciben su cheque, ya que no les ajusta para darle a sus hijos una vida placentera.

Muchas madres y padres de familia son forzadas a buscar otros empleos (aparte del que ya tienen) para poder a completar los pagos de cada mes. Tener dos o tres empleos es algo común entre la clase trabajadora que solo quiere una mejor vida para sus próximas generaciones. Esto no debería ser así cuando los dueños de estas empresas ganan millones de dólares por la mano de obra barata de las y los trabajadores. Muchas mujeres y hombres que trabajan en estos restaurantes con millones de dólares en sus cuentas de banco, migran de sus países de origen buscando una mejor vida para sus familias pero MacDonalds y muchas otras empresas se encargan de que los sueños de las y los migrantes nunca se cumplan. No con un salario mínimo. Otros trabajadores han vivido aquí toda su vida, muchas y muchos tienen una educación de Universidad. Eso nos habla de falta de trabajos con buenos salarios que hay para nuestros pueblos con y sin diplomas académicos.

Más allá de una lucha por 15 dólares, Maribel dice que ella y sus compañeras y compañeros de trabajo quieren la creación de un sindicato, no solo para seguir trabajando para enriquecer más a estas empresas pero para trabajar juntas y juntos como familia de trabajadoras y trabajadores por un mismo sueño de ganar esta lucha y de sacar a sus familias adelante.

Asimismo Maribel dice, “Bueno espero que ya ganemos los $15 y un sindicato, que mas trabajadores se unan a esta lucha. Quiero que la gente tome conciencia de que no somos gente ambiciosa, lo que queremos es un livable wage.  Que se den cuenta que trabajamos muy duro y no es justo que estemos estresados con los biles porque con lo que nos pagan no nos ajusta para vivir. Solo queremos un salario digno y un sindicato” afirma Maribel unos días antes de la huelga.

A solo dos días de la manifestación afueras del MacDonalds frente a City College, Maribel, junto con todas y todos los trabajadores esperan la solidaridad del pueblo ese día. Ya que afirman que mientras más gente se solidarice con ellas y ellos, más es la presión para las personas que son dueñas de estas empresas para tomar acción con beneficio de la clase trabajadora.

El Coyote estará apoyando desde primera hora. Las y los esperamos. Lucha por 15, ¡si se puede!