REFLEXIONES DE UNA LENGUA PARTIDA

coyote.jpg

by Evelyn Vidaca

En el momento que abro mi boca
para contarles de mis reflexiones rotas (con mi lengua partida) se sabe que no soy de aquí ni de allá. Mi
spanglish
revuelto con mi
hood vocabulary deja algunxs con miradas confundidxs.
“Did you just call me a foo’?”
Sí, pero no te sientas especial, así me dirijo a todxs.
Mis
comrades en veces no logran entender porque yo marcho por las calles de Tijuana gritando, “Fuera
Peña!”, “Alto a la impunidad!”, “Ayotzinapa vive!”, “Ni una más!”, “Vivas nos queremos!”, siendo que nací en un barrio de Los Ángeles. Tampoco entienden porqué grito por las calles de San Diego,
“Silence is violence!”, “Fuck Donald Trump!”, “Black Lives Matter!”, “Education not deportation!”
y vivo en Tijuana, México. Soy fronteriza. Existo dentro de dos mundos, el
“first world” y el
“third”. Soy fronteriza y tengo dos luchas. Dos culturas, divididas por un
man-made muro. Dos países, Estados Unidos y México. Mis dos puños están al aire siempre porque
la lucha existe y persiste en ambos lados.